Seguir por Email

sábado, 14 de mayo de 2011

Mas sobre los mismo: Elba Esther y la corrupción sindical: magisterio ausente



Hortensia Aragón Castillo
Foro Nuevo Sol


En días pasados, Elba Esther Gordillo Morales, lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), llamó a cambiar el sistema educativo mexicano, pues aseguró que el país necesita “una reforma en la materia de gran calado". Con total desfachatez
y cinismo reprochó la ausencia de una política de estado para este sector desde 1992, prácticamente el tiempo que lleva lucrando con el sindicato más importante de América Latina. 
    
Aunque su nombramiento al frente del SNTE en 1989 abrió expectativas de cambio en materia
educativa, en poco tiempo la “Maestra” se convirtió en la versión mejorada y aumentada de su antecesor Carlos Jonguitud Barrios, privilegiando el chantaje para la obtención de beneficios económicos y afianzando las relaciones políticas necesarias para expandir los tentáculos de su
sindicato, volviéndose indispensable en la definición de varios procesos electorales. Hoy, a más de 22 años de su nombramiento, el tamaño del Sindicato que comanda le permite a Elba Esther ser pieza clave en las negociaciones del presupuesto federal de cada año y jugar como factor de presión para controlar dependencias claves como el ISSSTE y la Lotería Nacional, nombrando en ellas a sus familiares y allegados. Además, por si esto fuera poco, ha convertido a miles de maestros en operadores y promotores del voto en el Partido Nueva Alianza, su brazo político personal, importándole muy poco el abandono de estos a la labor docente. De acuerdo con Ramón Couoh Cutz, miembro fundador de la CNTE,  desde que asumió el cargo de secretaria general del SNTE en 1989, Elba Esther ha recaudado más de 42 mil millones de pesos sólo por concepto de aportaciones sindicales de sus trabajadores. Esto significa una participación de 150 millones de pesos al mes, de los cuales no hay antecedente sobre su uso y su destino final.  La maestra omite que una reforma educativa profunda como la que en efecto se necesita no podrá ser posible mientras ella tenga en sus manos el rumbo de la educación en México, y su única aspiración mezquina sean los millonarios recursos que año con año obtiene de la Secretaría de Educación Pública y de las cuotas que recibe mensualmente de sus casi 2 millones de agremiados en todo el país.
De acuerdo con el Programa Internacional para la Evaluación de los Alumnos 2006 de la OCDE, el país tuvo un descenso en lectura, ciencias y matemáticas en comparación con el año
2000, lo que colocó a México en el último lugar entre las 30 naciones integrantes de la OCDE.
Para 2009 se mantuvieron los bajos índices de aprovechamiento. 
El programa de carrera magisterial, que debería servir para cambiar los resultados que ofrecen
los alumnos mexicanos en el programa PISA de la OCDE, sólo ha sido factor de división entrelos maestros debido a los criterios que se utilizan al evaluarlos y a las limitaciones para incorporarse a él, pues aunque la SEP entre 2006 y 2011 otorgó a carrera magisterial dos mil
650 millones de pesos, no se ha demostrado efectividad alguna con relación a la calidad de la
educación, de ahí que el desempeño de un docente con alto nivel en carrera magisterial no se
 diferencie en el aula de aquel que no la cursa.
Como dijimos antes, las mayores ganancias del SNTE para Elba Esther son de orden político. 
Los maestros comisionados al Sindicato le costaron al erario público 2 mil 247 millones de
pesos en el 2009. De acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se presume que
ese año, cuando hubo elecciones en la mitad del País, 16 mil 31 profesores realizaron trabajo
político y sindical. Dichos comisionados recibieron su sueldo íntegro a través del Fondo de
Aportaciones para la Educación Básica (FAEB), a pesar de que el Acuerdo Secretarial 482, que  regula el uso y destino del fondo educativo, lo prohíbe.
Los casos más escandalosos se pudieron apreciar en el estado de México, con pagos indebidos a 5 mil 642 trabajadores comisionados al sindicato por un importe anual de 210 millones 076 mil pesos”. 
Esto explica el apoyo expreso de Elba Esther a la candidatura de Eruviel Avila en el estado de
México; ahí veremos operar impunemente a su ejército de aviadores pagados con los impuestos de todos los mexicanos.
.
Rumbo a las elecciones del 2012, la “propuesta educativa” de Elba Esther volverá a ser usada
como moneda de cambio para la obtención personal de mayores beneficios. Una vez sellado el compromiso de apoyo con Enrique Peña Nieto, podremos olvidarnos de que la educación pueda funcionar como palanca para impulsar el desarrollo económico de México en los próximos años
Publicar un comentario