Seguir por Email

viernes, 25 de marzo de 2011

¡Por favor, cambiad el mundo!...


Momentitos 
Sergio Búrquez 

La Voz de la Frontera
25 de marzo de 2011

 Megumi Miyata vive en Tokio y es traductora. Habla cinco idiomas (japonés, inglés, francés, español y hebreo). En estos MOMENTITOS, amigo querido, está colaborando como voluntaria, de traductora para varios ONG's internacionales en la zona de desastre en Japón: Hay quince horas de diferencia entre el horario del centro de México y Japón...

Ha hecho circular una carta muy reveladora que tengo a bien compartirle:

"Queridos amigas y amigos: Por todas las bendiciones de amor, por vuestra voluntad para ayudar y rezar, siento una enorme gratitud hacia todos vosotros. Acabo de recibir un mensaje de un amigo que tiene información de un oficial del ejército japonés. Dice que en la planta nuclear de Fukushima el reactor nuclear ha empezado a fundirse y que no hay nada que se pueda hacer para prevenir la explosión; todo lo que están intentando hacer es simplemente retrasarla.

Hay cuatro o cinco veces más combustible nuclear en Fukushima que en Chernobil y lo que hace esta situación mucho peor es que Fukushima tiene seis reactores uno junto al otro y el tercer reactor está siendo utilizado como combustible (mezcla de óxidos) que contiene plutonio, y como sabéis, el plutonio tiene una radiactividad muy alta.

Lo que quiero deciros es que, por favor, no desperdiciéis esta oportunidad. Es cierto, hay tantas informaciones circulando ahora mismo en Japón, un montón de afirmaciones y rumores. Cuesta mucho averiguar qué es realmente verdad. La televisión dice una cosa y en los periódicos vemos otra. Hay e-mails de advertencias y mensajes de móvil alertando sobre nuevos terremotos. Y la compañía eléctrica que no nos informa de la verdad a tiempo. Todo ello nos confunde y nos agota y lo peor podría ser que la gente cayera en el pánico.

Pero el hecho es que el peligro al que nos estamos enfrentando ahora es vuestro también. Si la explosión ocurriese, la radiación se extendería por todo el mundo, a través del mar, la comida, el aire...

El desastre de Three Mile Island en 1979, Chernobil en 1986: Los humanos no aprendimos las lecciones que nos costaron tanto. Un proverbio japonés dice: "Después de tragarlo te olvidas de que quema". Significa que cuando la comida que quema está pasando tu garganta sientes el dolor y dices que no más... pero al cabo de un MOMENTITO lo olvidamos como si nada hubiese pasado y tomamos otros bocado que quema.

Oí que hubo una manifestación en Alemania en contra de las centrales nucleares. Por favor, seguid.

Si todos nosotros no aprendemos la lección de esta catástrofe, nos costará el planeta. Por favor, no perdáis el tiempo. Si creéis que los japoneses necesitamos ayuda, hay algo que sí podéis hacer: ¡Por favor, cambiad el mundo!

Dijimos "No más Hiroshima y Nagasaki" y nosotros, los japoneses, el único país que ha sufrido bombardeos atómicos, nos enfrentamos a este desastre humano una vez más.

Los desastres naturales no los podemos parar, pero los desastres humanos sí los podemos detener. Es hora ya, ¿no crees? Con amor y esperanza, Megumi"...

En otro correo recibí un mensaje de Megumi, "quizá el último", donde nos informa que "desde anoche empezamos a reunirnos entre amigos a las 21:00 horas de Japón para orar y meditar"...

"Creo en el poder de la meditación y la oración", continúa, para luego invitarnos a todos a participar con ellos durante 15 minutos en esta práctica maravillosa, según nuestra hora, naturalmente...

"Como dijo Martin Luther King: 'Aunque el mundo se fuera a acabar mañana, todavía hoy plantaría un árbol'. Me dicen que ahora mismo me vaya del país o hacia el sur de Japón, pero siento que estoy en el lugar adecuado en el MOMENTITO adecuado", finaliza.

Nada nos cuesta, amigo querido, responder a su petición...¿Verdad?... ¿O no?...
Publicar un comentario